martes, junio 07, 2016

La vara alta

Inútil es que te forges
la idea de progresar
porque aunque escribas la mar
antes lo habrá escrito Borges.


Manuel Mújica Laínez


Citado por Alberto Manguel el El País

Papa populista

En una nota reciente, posterior a la visita del papa Francisco a Ecuador, Bolivia, Paraguay, Kenia, Uganda, República Centroaficana, Cuba y Estados Unidos, usted remarcó unos números valiosos: que pronunció 356 veces la palabra pueblo, sólo 10 veces la palabra democracia, la palabra individuo 14 veces; de libertad habló más, la pronunció 73 veces.

— Fui muy criticado, y a veces un poco más que criticado, me llegaron palabras bastante pesadas. Ese análisis no tenía ninguna pretensión de ser perfecto en términos metodológicos, tampoco lo publiqué en una revista académica. Se trató de una nota para expresar un universo lingüístico. Las palabras que usamos reflejan nuestra visión del mundo, y no tengo dudas de que en la visión del mundo del Papa, el concepto de pueblo es central. Ahora, cuando habló de libertad lo hizo especialmente en los Estados Unidos, porque dijo que la idea de libertad pertenece a la historia del pueblo norteamericano; en cambio, su idea de pueblo en la parte latina no está unida a la palabra libertad, donde la idea de pueblo es una idea de comunidad orgánica, donde el individuo está sometido a la colectividad. Los gobiernos de tipo populistas reflejan una identidad histórica del pueblo en la visión del Papa, porque tienen virtudes evangélicas. Nunca ocultó que tiene mayor simpatía, casi excluyente, a favor de estos modelos populistas. A mí me parece una visión simplista, que transforma la realidad social en una realidad maniquea, pero creo que es la visión que prevalece en el Papa.
Entrevista a Loris Zanatta en infobae.

Renta básica universal


sábado, junio 04, 2016

Javier Milei contra los keynesianos

Milei alaba lo bueno y critica lo malo del gobierno de Macri. Ambas cosas las hace con fuertes fundamentos. 


¿Qué causó el auge económico?



La profesora Deirdre McCloskey explica la situación económica de la población mundial respecto de los ingresos promedio en el mundo a principios del siglo XIX en comparación con los existentes en la actualidad.

Economista e historiadora económica ha estado interesada desde la década de 1980 en la retórica de la persuasión, particularmente de la economía y, más adelante, en asuntos literarios más amplios tales como la teoría literaria y la teoría social. Ha sido Profesora Distinguida de Economía, Historia, Inglés y Comunicación de la Universidad de Illinois en Chicago desde del año 2000. También es profesora adjunta de Filosofía y los Clásicos en esa misma universidad. Fue Profesora Visitante Tinbergen entre 2002 y 2006 de Filosofía, Economía y Estudios Artísticos y Culturales en la Universidad Erasmus de Rotterdam. Ha recibido dos doctorados honoris causa, de la Universidad de Gotemburgo en 2007 y de la Universidad Nacional de Irlanda en 2008. También fue profesora de la Universidad de Chicago (1968-1980) y de la Universidad de Iowa (1980-1999)

Ha escrito catorce libros, ha editado siete y ha publicado artículos sobre teoría económica, historia económica, filosofía, retórica, feminismo, ética y derecho. Se describe a sí misma como una "Feminista aristotélica episcopal cuantitativa pro-libre mercado y posmoderna".

miércoles, mayo 11, 2016

Metáfora de la década

"Hace unos años, tenía un kiosco. Un día vino Miguel y me dijo que a él no le alcanzaba para comprar una Coca-Cola, que estaba a $30... Le dije, bueno Miguel, como sé que es fundamental la Coca-Cola en tu vida, te hago un precio especial, un subsidio, de onda, por más que yo pierda. A la Coca-Cola me la vas a pagar $5 a partir de hoy, y bueno, salí adelante, cuando estés mejor te voy a cobrar lo que la Coca-Cola salga en ese momento. Pero vos tranquilo, que no pasa nada.

Al tiempo, Miguel me dijo que, a pesar de que pagaba una Coca-Cola a bajo precio, no le alcanzaba para comprarla. Le dije, bueno Miguel, hagamos algo... para que te sea más fácil todos los meses, te voy a dar una ayuda económica. No es necesario que trabajes para mí, va a ser para ayudarte a salir adelante. Vos estudiá, progresá, buscá trabajo y el día que estés mejor, bueno, veamos como me lo retribuís.

Pasó el tiempo y Miguel fue papá, tampoco le alcanzaba con lo que le daba, así que decidí ayudarlo con una asignación, un sueldo a cambio de nada, por cada uno de sus hijos. Un día vino Miguel de nuevo y me dijo: sabés que mi mujer no tiene trabajo y no nos alcanza? Listo, Migue... no hay drama. Te ayudo con lo de tu esposa también...

Entonces, le di subsidio por la Coca-Cola. Lo ayudé mensualmente a él, a sus hijos y a su mujer... sin pedir nada a cambio.

Lamentablemente, Miguel siguió sin progresar... tampoco se preocupó por ello, a decir verdad. A mí, en cambio, despues de 12 años el kiosco se me vino abajo, se caía a pedazos, no podía mantenerlo. Al haber fallado en administrarlo tuve deudas con todo el mundo, unos buitres la verdad...

Y bueno, me cansé. No podía manejarlo más, así que le entregué mi kiosco a un tipo de ojos claros... Llegó este tipo, al ver el celeste descolorido, pintó todo de amarillo, puso globos y empezó a organizarse. Obviamente, la Coca-Cola hoy la vende a $50, decidió quitar el subsidio y también la ayuda que yo le daba a Miguel y con ello, sustentar las pérdidas que yo había generado (una pequeña parte).

Obviamente, Miguel se enojó.

Lo bueno es que sigue pensando que la culpa es del tipo de ojos claros. No mía."

Seinfeld, la película

¡No puedo esperar a que salga!